Translate

miércoles, 17 de octubre de 2012

No te prometo que salga bien, pero si sale mal no te quedará nada que perder.

Esa sensación de intentar dar lo mejor de ti pero no lograrlo, cuando por fin consigues lo que quieres, pero no lo que necesitas o cuando te sientes jodidamente cansada y no puedes dormir.
Cuando no aguantas más y sólo te queda llorar, cuando pierdes a alguien irreemplazable o cuando quieres a alguien que no te corresponde. Esa horrible sensación en la que piensas que ya nada podría ser peor.
Pero aún así si nunca lo has sentido y no lo intentas nunca lo sabrás. Sólo se vive de experiencias y   solo se aprende de errores. Aprende a no ilusionarte, porque decepciones hay muchas.
Eso que se siente cuando nadie te entiende, cuando te sientes más sola que nunca aunque estés rodeada de gente, que estás harta de ser la normal, una más que sólo le importa a los demás cuando les conviene.
Por dentro hay algo que te dice que no eres capaz de lograrlo, pero cuando menos lo esperes, cuando ni la esperanza quede, algo, algo que no esperabas, ocurrirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario